PHP, Zoop y sus amiguis… hasta pronto!

La verdad es que tengo muchas ganas de largarme a escribir sobre mis experiencias con Zoop, un framework de php y algunas cosas de Smarty (un sistema de plantillas para PHP). Pero el tiempo no me da y la energía mental tampoco… ¡Y pensar que alguna vez estudié literatura y que ahora veo números y códigos hasta cuando duermo!

Pero bien, ahora que se viene un fin de semana largo que pudiera sentarme a escribir, no lo haré porque me voy a Rancagua a desconectarme de todo.

Es extraño, llevo cuatro meses planificando este viaje y a horas de irme sé que nada, absolutamente nada será como alguna vez pensé que podría darse. Lo bueno es que será infinitas veces mejor y que bien valdrá la pena dejar al amigo Zoop y sus dolores de cabeza bien apagados en este tarro.

Así que sólo escribo para decir hasta pronto y para dejar este poema de todo lo que no haré este fin de semana!

La profecía maquinal

Te tiro un par de dígitos boreales,
computadora endemoniada,
para que me devuelvas
una eléctrica melena de Medusa,
una mano de sal mutilada
y me respondes,
cuatro versitos de amor
descafeinados.

Acidos aleatorios de sulfuros
hervidos en fundiciones acereras
te deparo si a falta de patadas
al teclado desdentado que te cuelga
no me dibujas la cabeza de Gorgona
agonizante, encabalgada
sobre un Pegaso con alas de silicio.
Sangre y salvia de muerta;
de su alma que se escapa,
sudor frío y aterrado
es lo busco en tus binarios alarido.
Al final de los tiempos
los espíritus perplejos de eternidad
se funden en circuitos integrados.

¡Oh, Carroña hermosa que se pudre,
el soplo mítico de la vida se desopla!
El canto añejo que detento
se pierde como un susurro de estertores.

Pero así reza la profecía maquinal
en lo alto de las azoteas mundiales.

Ahí se contempla el escorial
alimentándose a sí mismo.
Un fagocito de chatarra
excrementando concreto,
una hermosa y gigante
babosa platinada.

Debería rugir la carne
y nosotros desterrados
deberíamos erigirnos
como un monumento de
sal a los instintos.

A ustedes también

Nuevamente llegamos al último día del año y como la web se comenzará a llenar frases como “Feliz año nuevo”, “te deseo lo mejor para éste que viene”, “que se cumplan todos tus deseos”, solo me queda por decir que a ustedes también.

Lo que sigue es un remember del útimo post que escribí el año pasado….

Supongo que en vez de este post, hubiese sido mejor escribir un recuento de lo mejor y peor de éste que se va. Pero de sólo pensarlo me da urticaria, pues -como dijo Redolés hace algunos días- “después de los 17 la vida es una repetición de lo mismo”, algo que en palabras del gran Jorge Teillier sería…

Vendrán nuevos rostros
Vendrán nuevos días
Seré olvidado
Tendré recuerdos
Veré salir el sol cuando sale el sol
Veré caer la lluvia cuando llueve
Me pasearé sin asunto
De un lado a otro
Me sentaré a escribir una carta
Que no me importa enviar
O a mirar a los niños
En un parque de juegos
Siempre llegaré al mismo puente
A mirar el mismo río
Iré a ver películas tontas
Abriré los brazos para estrechar el vacío
Tomaré vino si me ofrecen vino
Tomaré agua si me ofrecen agua
Y me engañaré repitiendo:
“Vendrán nuevos rostros
Vendrán nuevos días”.

Hasta siempre y “gracias totales”.

Sobre la escritura y otros brevajes (reeditado)

Todos los domingos constato (sin asombro ni rabietas) que hay buenos y malos escritores, pero, sobre todo, que la escritura es una de las actividades humanas más paradójicas que existe. Es, a la vez, una inútil y poderosa arma de futuro; la memoria de Funes y el subproducto más efímero de una cultura desechable; una actividad tan respetablemente compleja como absurda. Por cierto, quienes nos dedicamos a este cuento bailamos el mismo tango.

Continue reading Sobre la escritura y otros brevajes (reeditado)

De un tal Fuckoswki

Vía www.yonkis.com me he encontado con este relato de un tal fuckowski. El tipo se ha ganado el IV Concurso de Novela “YoEscribo” con una selección de sus mejores relatos. Este “Oir Gilipolleces” trata sobre las memorias de un Ingeniero desarrollador de software que tiene que arreglárselas con las pelotudeces del IT manager. De muestra un botón:

[yo] Primero que aunque pudiéramos especificar nosotros las claves, necesitaríamos saber que Ids’s hemos usado ya para generar los nuevos, lo que es más costoso que el relacionar dos Id’s. Pero además resulta que las claves no podemos especificarlas nosotros, en el sistema de workflow y en el de presupuestos, las claves son campos autoincrementales

[manager] Pero hay un mecanismo en los Entity Beans que permite especificar las claves de los registros que se insertan.

Después del shock empecé a imaginarme el mecanismo:

EntityBean: InsertTaskWithKey(55)
DataBase:SQLException:KeyViolation
EntityBean:QueTeHeDichoQueInsertTaskWithKey(55)
DataBase: Bueno Vale.